19 noviembre, 2019

ACENTUA LA AGRESION CONJUNTA EJERCITO Y EMPRESAS CORPORATIVAS EN CONTRA DE COMUNIDADES DE LAS NACIONES MAYAS Q’ANJOB’AL Y CHUJ.

Primer hecho:

El día martes 20 de mayo de 2014, a eso de las 12:45 horas, de manera sorpresiva una unidad militar compuesta de 8 elementos llegaron a la comunidad denominada B’ontaq del pueblo de Yal Motx (Santa Cruz Barillas)de la nación Maya Q’anjob’al, quienes iban a pie y aparecieron entre el monte, por lógica la población principalmente niñas, niños, mujeres, ancianas y ancianos se llevaron el susto más grande, en especial a los mayores de edad se recordaron de los hechos horrorosos que sucedieron en le década de los años 1,980, que de igual manera se presentó el ejército para llevar a cabo las masacres en varias comunidades de la nación Q’anjob’al entre ellas la de Puente Alto que se ubica a escasos kilómetros de la citada aldea.

Inmediatamente se activó el sistema de alarma comunitaria, haciendo acto de presencia el Gobierno Comunal vinculado al gobierno local de Yalmotx de la nación Q’anjob’al, para verificar los hechos en efecto eran 8 elementos de trop acon uniforme de combate, sin armas excepto la oficial que iba al mando y su segundo quienes llevaban arma corta.

Al preguntárseles por el gobierno local del objetivo de su sorpresiva aparición en la comunidad, y que mostraran alguna documentación en donde conste las razones de su actividad, no demostraron documentación alguna, es más no llevaban documentos de identificación, es decir DPI carnet o credencial que los acredite como tales, situación que genero mayor desconfianza; al preguntárseles que actividades harían en la comunidad, adujeron llegar a realizar actividades de diversión con los niños, sin embargo no tenían conocimiento los maestros de ello además ni se encontraban los maestros por la manifestación que el gremio ha iniciado, enseguida dijeron que tenían planificado reunirse con las mujeres, y al consultárseles a las autoridades comunitarias (alcaldes comunales y COCODEs) ambos coincidieron en señalar que no tenían información alguna.

Las incoherencias en sus respuestas acrecentó la desconfianza del gobierno comunal y de la población, la sospecha es que sean grupos paramilitares pagados por las empresas que pretenden instalara sus hidroeléctricas a la fuerza en el territorio y que tengan planificado alguna acción en contra de la población por oponerse a dichos proyectos.

 

De parte del gobierno comunal se les hizo ver que estaban incurriendo en una falta grave al no llevar identificación, indicándoseles con mucha precisión quede ser cierto que son elementos del ejército que su jefe inmediato superior se hiciera presente en el lugar con el documento de identificación de cada uno de ellos para que quede constancia de tal afirmación.

 

Resulta que se hizo presente en la comunidad una persona particular, siendo alguien vinculado directamente con la empresa Hidro Santa Cruz… “Para los medios de comunicación escandalosos al servicio de las empresas siendo estos los incitadores a la violencia, creen que no hay demasiada coincidencia en los hechos”…?

 

Y porque no fue el jefe del destacamento militar de Barillas quien se hiciera presente, como lo requería el gobierno comunal…?, los mandos militares involucrados son ingenuos…? O es que tenían otra intencionalidad…? Como es el de provocar la exaltación del gobierno comunal y buscar alguna justificación para criminalizar, que es el modo de operación que creen funcional para sus intereses.

 

Pues todo parece estar planificado de esa forma, ya que los medios de comunicación ya tradicionalmente reproductores de sus perversos planes se adelantaron en afirmar hechos que ni siquiera les consta.

 

Por otro lado como ya es de costumbre el coordinador de la unidad de Derechos Humanos del ministerio de Gobernación, en una actitud prepotente cual si fuera el capataz del patrón dando órdenes y amenazando a nuestros gobiernos, y no como una persona que está al frente de un ente de derechos humanos que debiera de ser más objetivo y cuidadoso en sus aseveraciones que solo comprometen al ministerio al que labora.

 

Segundo hecho:

 

Casi a la misma hora pero esta vez en la comunidad de Pojom del pueblo de San Mateo Ixtatán, de la nación Chuj, siempre en el territorio Q’anjob’al, una unidad de fuerzas combinadas ejercito-policía nacional civil con al menos compuesto de no menos de 100 elementos, incursiona en esta comunidad. Los soldados iban con uniforme y armas de combate; ambos provenientes dela comunidad de Yichk’isis lugar donde pretenden instalar la supuesta hidroeléctrica, esta unidad de fuerzas combinadas se hacía acompañar de personal de planta de la empresa PDHSA quienes se transportaban en un vehículo aparte.

La citada unidad al ingresar a la comunidad lo hizo con prepotencia, en total irrespeto a los miembros del Gobierno Comunal, Alcaldía Comunal, COCODE y población; el Gobierno Comunal al preguntarles el objetivo de la incursión, en tono amenazante le respondieron, al grado que uno de los elementos del ejército encañono con sus arma de combate a uno de los lideres, de igual forma lo hizo un promotor local de la empresa.

Afortunadamente la serenidad, la responsabilidad de nuestros gobiernos comunitarios no permite que nuestras comunidades no caigan en la permanente provocación.

De este incidente se le informo a la coordinación de la Unidad de Derechos Humanos del Ministerio de Gobernación, sin que hasta el momento se nos haya indicado cual era el propósito de esta otra incursión militar.

Los vecinos de las comunidades aledañas al lugar denominado Yichk’sis, han manifestado ser hostigados constantemente por los promotores de la empresa quienes actual con toda impunidad bajo el amparo del de las fuerzas de seguridad.

 

Tercer caso:

En el transcurso de la semana recién pasada, una unidad militar que salió del destacamento de Yichk’isis, incursiono en varias comunidades del pueblo de Yal Motx (Barillas).

 

Según versiones de los vecinos esta unidad militar se hacía acompañar de un grupo de sicarios ampliamente conocidos por sus actos ilegales.

 

Esto confirma una vez más que la presencia del ejército y la PNC en el territorio Q’anjob’al obedecen a garantizar la seguridad requerida por las empresarios.

 

De la gravedad de estos acontecimientos, aquellos medios de comunicación que se ufanan de ser los primeros en noticias que de esto han publicado o informado a la población…?

 

POR LA AUTONOMÍA Y AUTODERMINACIÓN DE NUESTROS PUEBLOS.

GOBIERNO PLURINACIONAL AKATEKA, CHUJ, POPTI’, Q’ANJOB’AL Y MESTIZO EN EL TERRITORIO Q’ANJOB

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *